• La Fundación bilbaína The Walk On Project (WOP) forma parte del equipo de Didac Costa. “Su esfuerzo, trabajo, ilusión y determinación son valores compartidos con nosotros”, señalan desde WOP
  • El bombero barcelonés, único skipper español, culmina esta dura prueba llegando en 14ª posición
  • Costa es el segundo español que consigue finalizar la Vendée Globe

16864339_10158294168575187_279163765365456115_n

El bombero barcelonés Dídac Costa ha completado hoy la Vendée Globe, la vuelta al mundo a vela en solitario y sin escalas, considerada el “Everest de los océanos” y la prueba deportiva más dura existente. Costa ha culminado este desafío en 108 días, llegando en 14ª posición. El skipper ha llevado la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas de la bilbaína Fundación The Walk On Project (WOP) alrededor del mundo.

Cuando WOP conoció la historia de Dídac Costa no dudó en subirse al barco y ser parte de su equipo. “Detectamos una importante sintonía personal y una confluencia de valores, así que decidimos apoyar al equipo de Dídac, que en esos momentos se encontraba en dificultades tras los importantes destrozos que sufrió su barco, el One Planet One Ocean, por la caída de un rayo justo pocos días antes de salir”, recuerda Mikel Renteria, fundador de WOP. “Seguirle estos meses ha sido muy emocionante. Hoy, viéndole culminar la prueba y llegar a Les Sables, tenemos un nudo en la garganta. WOP ha dado la vuelta al mundo gracias a Dídac. Es un día muy importante”, señala emocionado Renteria.

16819528_10158293931730187_3266080466761484852_o

Esfuerzo, superación y lucha por un sueño
La ilusión de Costa de participar en esta vuelta al mundo en solitario topó con infinidad de dificultades ya antes de la salida. Durante muchos meses este barcelonés ha trabajado duro, con determinación y esfuerzo, para lograr su sueño de completar este desafío.

Dídac Costa logró superar muchos contratiempos para estar en la línea de salida. Sin embargo, una grave avería producida menos de una hora después de la salida de Les Sables d’Olonne (Francia) el pasado 6 de noviembre le obligó a regresar a puerto inmediatamente. Fueron necesarios casi cuatro días para que el One Planet One Ocean estuviera en condiciones de hacerse nuevamente a la mar.

16797583_10158293931720187_2412091772831490242_o

Pese a todo, Costa ha logrado culminar la prueba siendo el segundo español que consigue acabar esta mítica regata, que también completó el vasco José Luis de Ugarte en 1993, tras 134 días de navegación ininterrumpida. Antes de Costa lo habían intentado el mallorquín Javier Sansó (en 2000 y 2012) y el vasco Unai Basurko (en 2008), pero tuvieron que retirarse antes de llegar a la meta.

Problemas de velas y pilotos
El navegante español zarpó, por tanto, cuando sus rivales estaban ya muy lejos. Costa confesó que le costó entrar en la regata –“se hace raro navegar sin adversarios alrededor, pero no me resta ni un ápice de motivación”- y en el descenso del Atlántico sufrió la pérdida de una primera vela: “Sabía que era muy vieja y que no aguantaría hasta el final, pero no esperaba que se rompiera tan pronto. Es una pena porque confiaba en ella para la remontada del Atlántico”. Antes de doblar el cabo de Buena Esperanza, sin embargo, figuraba en vigésima posición, tras adelantar a dos participantes y que otros siete se hubieran visto forzados a abandonar por diversas averías.

El problema de las velas ha sido el gran hándicap que impidió a Costa mantener el ritmo de sus primeras semanas de regata, que le había permitido recortar la diferencia con buena parte de la flota. La rotura de varias de estas velas -la mayoría llevaban ya varias vueltas al mundo a sus espaldas- no solo le obligaron a dedicar muchas horas a repararlas, sino que le forzaron a usarlas después con muchas más precauciones de las habituales.

En el océano Índico el bombero barcelonés sufrió también averías tanto en un timón como en los pilotos automáticos –esenciales en la navegación en solitario- que lo obligaron a ser más conservador para cumplir su primer objetivo, que era terminar la regata.

Pese a ello, desde el océano Índico Costa ha mantenido una dura competición con el francés Romain Attanasio, que también navega con un barco de la generación del 2.000. Prácticamente juntos a la altura del Ecuador, en la remontada del Atlántico Norte el español ha conseguido distanciar a su rival, que se espera pueda llegar este viernes.

Esta es la segunda vuelta al mundo sin escalas que completa Costa. Hace dos años, también consiguió completar la Barcelona World Race (vuelta al mundo sin escalas a dos), junto con Aleix Gelabert. En aquella ocasión el One Planet One Ocean & Pharmaton logró acabar en cuarta posición.

Finish arrival of Didac Costa (ESP), skipper One planet One ocean, 14th of the sailing circumnavigation solo race Vendee Globe, in Les Sables d'Olonne, France, on February 23rd, 2017 - Photo Olivier Blanchet / DPPI / Vendee Globe Arrivée de Didac Costa (ESP), skipper One planet One ocean, 14ème du Vendee Globe, aux Sables d'Olonne, France, le 23 Février 2017 - Photo Olivier Blanchet / DPPI / Vendee Globe

DidacCostayWOP

Tiempos:

14º clasificado
2º español de la historia en completar la vuelta al mundo en solitario sin escalas ni asistencia
1º catalán en la historia en dar la vuelta al mundo a vela en solitario
Hora del cruce de la línea: 8:52 horas
Tiempo invertido: 108d 19h 50min y 45 s
Distancia recorrida: 27.964 millas (51.789,3 km)
Velocidad media: 10,71 nudos (19,83 km/h)
Diferencia con el vencedor (Armel Le Clèac’h, FRA): 34d 16h 14min 59s
Diferencia con su antecesor en la clasificación (Rich Wilson, USA): 1d 19h 02min 27s

Portada facebook_DidacCosta

Primeras declaraciones de Didac Costa tras cruzar la línea de meta de la Vendée Globe:

Me siento muy bien, muy contento de haber terminado después de lo que me ha costado, no sólo por la regata en sí que es muy dura sino por todo el proyecto. Tomar la salida ya fue muy complicado con los problemas que tuvimos. Estar aquí de nuevo viendo a toda la gente que ha participado… Estoy muy feliz, muy contento.

Lo más difícil ha sido gestionar los averías que he tenido en el barco, los problemas de las velas y el seguimiento de las cosas que cambiamos en la salida. Y que es una regata muy larga, y realmente se hace muy duro. Esto no te lo quita nadie.

Romain ha sido como un aliciente increíble para mí, poder navegar más de dos meses con un barco mano a mano…. Ha sido mucho más duro pero realmente es algo que agradezco porque he aprendido mucho. Estoy deseando que llegue para felicitarlo.

Cuando salí la segunda vez de Les Sables, con 28 barcos por delante, pensar en quedar 14º era impensable. He terminado la regata y en una buena posición, así que contento.

Los bomberos de Les Sables se han portado muy bien. Su ayuda ha sido vital, sin ellos probablemente no pudiésemos haber salido de nuevo. Son una parte muy importante del proyecto y nos sentimos muy acogidos. ¡Muchas gracias! Siempre les agradeceré su ayuda.

Haber estado tanto tiempo solo se hace difícil a veces, pero me he sentido bien. Era una experiencia nueva para mí. Hubiera sido mejor 80 días que 100 (risas), pero bien.

Mi barco ya lo conocía de la Barcelona World Race que hice con Aleix, pero las cosas han sido diferentes al navegar solo, quizás más incluso de lo que me esperaba. Aunque el barco lo conocía, no había entrenado solo y sí que he ido aprendiendo un poco sobre la marcha. La experiencia de la Barcelona World Race ha sido muy buena, pero es todo es muy nuevo y diferente cuando vas solo.

Me lo he pasado muy bien y me gustaría poder seguir aprendiendo en un proyecto con cierta seguridad y garantías. No tiene sentido volver a hacer lo mismo de esta manera: un poco más con el corazón que con la razón. Si hay la oportunidad de hacerlo bien, me gustaría.

Mi primera visión de la regata fue a través mis padres que seguían a José Luis Ugarte, el primer español que terminó la Vendée Globe. Yo era pequeño y leyendo el libro pensé que esto sería una cosa increíble de hacer. Y aquí estoy.